Dólar: Compra S/. 2.784►Venta S/. 2.787 ►
Lima, Perú. Lunes, 28 de julio de 2014
"Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático"
Hoy se celebra el Día de la Cultura Afroperuana (Especial)
Foto principal
Foto:ANDINA/archivo
Twittear Compartir en Facebook LinkedIn

10:03.
Lima, jun. 04 (ANDINA).
Por estos días, una publicidad exitosa repite –tal vez sin querer– los clichés de siempre: un niño afroperuano baila y toca cajón. Su gracia llamó la atención y ya le hicieron reportajes en la televisión. Además, tiene la misma raíz que un futbolista. Historia redonda.
"Discriminamos y ya se vuelve natural. Vemos una persona afro y repetimos el cliché que toca bien el cajón, que debe bailar, que debe jugar fútbol. O que una indígena es una empleada doméstica. Discriminar es un tema ya institucionalizado en la sociedad peruana", explica Melva Johnson, representante adjunta en el Perú del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

El director ejecutivo del Centro de Desarrollo Étnico (Cedet), Oswaldo Bilbao, sigue con las reflexiones: "¿Se ha preguntado cuántos jóvenes y señoritas afroperuanos atienden en las ventanillas de los bancos? ¿Cuál es el prototipo de la belleza peruana en la televisión?".

Luces de un estudio

Unicef y Cedet, junto a Plan Perú, han elaborado ¡Aquí estamos! Niñas, niños y adolescentes afroperuanos, documento que pone sobre el tapete los problemas de este grupo poblacional.

Concluye que en el Perú la construcción de la identidad de los niños y adolescentes afroperuanos no es una prioridad. Que falta la información estadística "representativa y actualizada" sobre este grupo poblacional. Que la discriminación racial es "el principal problema" que afrontan estos menores en el entorno donde crecen y se desarrollan. Que en el ejercicio de los derechos a la salud y educación, existirían diferencias con la niñez y adolescencia no afroperuana.

"No solo se apunta a levantar los temas a los que deba responder el Estado, sino también las comunidades y las familias, para que los niños puedan tener buena nutrición, seguridad, confianza, valores y proyectos de vida", explica Johnson.

Bilbao, por su parte, recuerda que ¡Aquí estamos! es el primer trabajo sistemático con cifras de la situación de estos menores. Parece raro, pero desde el censo de 1940 ya no se incluye la variable étnica en los censos (y desde la Encuesta Nacional de Hogares 2006, Enaho, no se incluye tampoco estas otras). Es una debilidad a la hora de construir políticas públicas.

Ahora la sociedad civil trabaja con el INEI para incluir en el Censo Nacional de 2017 las variables étnicas tanto de afrodescendientes como de pueblos indígenas. Como dice Melva Johnson, "el acceso a la información también es un derecho":

"Este tipo de variables permiten a las personas autoidentificarse, como afros o mestizas, si quieren", acotó.

Rocío Muñoz, especialista de estudios afroperuanos del Ministerio de Cultura, explica que dicha data "permitirá el diseño de políticas públicas efectivas". Por ello, también este portafolio impulsa la inclusión de las variables étnicas para el siguiente censo. En esta línea, este año el sector Cultura tendrá una Encuesta Especial para Población Afroperuana y diseña para fin de año los lineamientos políticos para ese grupo poblacional.

Labor del Estado

"Si bien falta mucho por hacer, debemos reconocer que hay avances. Hace poco, el Ministerio de Educación presentó dos tomos con la historia, contribución y cultura de la población afro. Los niños tienen el derecho de conocer el aporte que ha hecho su grupo étnico para desarrollar el país", opina Melva Johnson.

La representante de Unicef explica que en un país con 47 lenguas indígenas "no todos somos mestizos ni criollos. Al pintar a todos con la misma brocha, desconocemos los aportes, quitamos identidad".

Para Oswaldo Bilbao, "el Gobierno recién se está dando cuenta de que la población afroperuana necesita ser visibilizada".

Opina que las congresistas afroperuanas ya deberían empezar "a mirar a los grupos a los que representan para desarrollar instrumentos legales que puedan incluirlos en el desarrollo".

Rocío Muñoz dice que el sector Cultura hace un trabajo articulado con el Estado. A esta articulación contra la discriminación y el racismo suma el trabajo del Congreso. "Se ha avanzado mucho, pero a la luz de lo que se necesita, el avance aún no se ve en la dimensión que se quiere", comenta. Son pasos para derrotar a ese gigante llamado racismo.

(FIN) JVV/RES

Publicado: 04/06/2013