logo English version
logo
logo
Dólar: Compra S/. 3.244 Venta S/. 3.246
Lima, Perú. Viernes, 24 de marzo de 2017

Año del Buen Servicio al Ciudadano

Recomendaciones para fusiones y adquisiciones de empresas familiares

La acción más recomendada es un due diligence

  • portada
    ANDINA/Norman Córdova

05:30.

Lima, feb. 17.
Los negocios familiares cada vez cobran más importancia en el mercado debido a que son un segmento con mucho potencial de crecimiento y una considerable presencia en diversos mercados.

Más de la mitad de los dueños de este tipo de negocios tiene intenciones de venderlos en el mediano y largo plazo; sin embargo, pocos cuentan con el conocimiento adecuado en sentido tributario para evitar pasar por un proceso tedioso y complicado de venta.

Fernando Núñez, Socio de Impuestos de EY Perú, señala la acción más recomendada a seguir antes de una adquisición o fusión de una empresa familiar. 

“En el momento en que una empresa decide ponerse en venta o fusionarse, uno de los aspectos más importantes a realizarse es un Due Diligence, el cual es entendido como un proceso de revisión donde se ve si la compañía cuenta con todos los aspectos tributarios en orden”, comenta.

El Due Diligence entonces, es un primer paso que, luego de una previa negociación y acercamiento entre el vendedor y el comprador, permite brindar información transparente sobre la empresa a través de una investigación hecha por ambos en las áreas que se estén negociando.

Reducción de riesgos
Esta etapa es importante porque permite reducir riesgos en la transacción por medio de la evaluación y proponer una estrategia adecuada frente a la posible compra. 

Por el lado tributario, se coteja el pago de impuesto y se verifica que exista un sustento adecuado para amortiguar los impuestos que se hayan calculado.

Luego, el siguiente paso es fijar un valor de compra. El cual es comúnmente calculado en base al EBITDA de la compañía. Este es un indicador financiero que representa las ganancias antes de intereses, los impuestos, depreciación y amortización de la empresa. 

Además, Fernando Núñez señala que una compra o adquisición puede frustrarse por diferentes motivos. 

“Desde mostrar un notorio desorden en su contabilidad y temas tributarios, hasta detectar contingencias que podrían lograr que el potencial interesado o inversionista advierta que la compañía tiene problemas que no fueron considerados al momento de valorizarla”, dice. 

De esta manera se genera únicamente que se frustre el proceso, en el cual terminan perdiendo los dueños de las empresas familiares, los inversionistas interesados en realizar dicha transacción y los usuarios o consumidores finales”.

Por eso, ante este tipo de situaciones, el especialista de EY Perú recomienda poner en orden dichas empresas familiares antes de empezar un proceso de venta. Mediante el cuidado de estos aspectos las negociaciones serán mucho más ágiles y placenteras para ambas partes.

(FIN) MDV 


Publicado: 17/2/2017

Radio Nacional

TV Perú

Agencia Brasil

China Hoy

Centro de Información de Internet de China

Transparencia

ULAN

ANSUR

Editora Perú