logo English version
logo
logo
Dólar: Compra S/. 3.239 Venta S/. 3.241
Lima, Perú. Jueves, 23 de noviembre de 2017

Año del Buen Servicio al Ciudadano

Principal acompañante de la Señora de Cao padecía enfermedad generada por bacteria que produce la sífilis

Treponematosis le provocó traumatismos en extremidades inferiores y columna que le dificultaban caminar

  • portada
    Representación de la Señora de Cao, cuyo cuerpo momificado fue descubierto en La Libertad. Foto: ANDINA / Archivo / Oscar Paz.

12:02.

Trujillo, feb. 18 (ANDINA).
El principal acompañante en el entierro de la Señora de Cao fue un sacerdote sacrificado especialmente para acompañar a la gobernante mochica, el cual, según investigaciones paleopatológicas, al momento de morir padecía de treponematosis de tipo pian, enfermedad generada por la misma bacteria que produce la sífilis, aunque su transmisión no es por vía sexual.

Los estudios del médico forense español Jordi Esteban Farre indican que el individuo enterrado en la tumba 1, junto a la Señora de Cao, sufría dicha enfermedad que le produjo lesiones infecciosas en la piel y periostitis tibial (inflamación aguda o crónica de la membrana que recubre el hueso de la tibia, padecida por los corredores).

El pian comienza varias semanas después de la exposición a las bacterias treponema como una úlcera ligeramente abultada en el lugar de la infección, por lo general en una pierna. La úlcera se cura, pero después aparecen acumulaciones de tejido blando semejantes a tumores sobre el rostro, los brazos, las piernas y las nalgas.

Puede provocar la destrucción de ciertas zonas de las tibias y aparecer otras formaciones que llegan a desfigurar, especialmente alrededor de la nariz.

Además se encontró que en la zona occipital el sacerdote tenía un conjunto de orificios hechos por una técnica similar a la acupuntura. Según el investigador sería parte de un método que utilizaron en la época para curarlo del terrible mal que padecía.

Otro hallazgo hecho en relación a su enfermedad es que el sacerdote constantemente chacchaba coca, lo que le habría permitido menguar los fuertes dolores, infiere Esteban Farre.

“Notamos que el esmalte de sus dientes había erosionado por el consumo de la ancestral planta. También que al momento de morir tuvo una fuerte hemorragia porque hallamos un glóbulo rojo en su dentadura producto del sangrado”, precisa en su investigación.


Ritual de la lluvia

Por su parte, Régulo Franco, director del complejo arqueológico El Brujo, precisó que el personaje ya ha sido identificado como un sacerdote que participaba en el ritual de la lluvia.
 
"Eso está confirmado porque él aparece graficado en la iconografía de la cerámica hallada en la tumba. Allí se ve a un sacerdote con el mismo atuendo que viste esta persona", manifestó el arqueólogo.

Recordó que en el contexto funerario en el cual se encontró a la Señora de Cao en 2006 se hallaron otros seis cuerpos: El sacerdote principal, que estuvo acompañado de otro y éste, a su vez, de un hombre sencillo que se habría dedicado a las tareas del mar.
 
El segundo sacerdote, enterrado a los pies del primero, murió extrangulado. Igual muerte tuvo el hombre sencillo; sin embargo, las investigaciones determinaron que a este último le realizaron una deformación intencional en la cabeza, similar a la que produce la hidrocefalia.

Ello le generó una asimetría en la órbita ocular que le daba una mirada extraña. “Con toda seguridad, la deformación le generó una anomalía (ectopia) macular y estrabismo (disposición anómala de los ojos por la cual los dos ejes visuales no se dirigen a la vez a un mismo objeto)”, aseguró.

Por último, se determinó que el individuo padecía de serios traumatismos en las extremidades inferiores y en la columna, por lo que caminaba con mucha dificultad.
 
A estos dos sujetos (segundo sacerdote y hombre sencillo) los acompañaba una joven mujer que también fue extrangula. A la Señora de Cao la custodiaba otra joven y un guardían.

Los restos de la Señora de Cao son exhibidos en el museo del complejo arqueológico El Brujo, en la provincia de Ascope, en La Libertad. Desde su apertura, en abril de 2009, han sido apreciados por 63,308 visitantes nacionales y extranjeros.


(FIN) OPC/JOT


Publicado: 18/2/2011

Radio Nacional

TV Perú

Agencia Brasil

China Hoy

Centro de Información de Internet de China

Transparencia

ULAN

ANSUR

Editora Perú