logo English version
logo
logo
Dólar: Compra S/. 2.915

Venta S/. 2.918

Lima, Perú. Viernes, 31 de octubre de 2014

Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático

Nadine Heredia: trabajo articulado en Perú ha logrado reducir desnutrición y pobreza

  • portada
    Foto: ANDINA/Prensa Presidencia

14:41.

Madrid, abr. 04 (ANDINA).
La Primera Dama de la Nación, Nadine Heredia, resaltó hoy que el trabajo articulado en Perú ha permitido avances como la reducción de la desnutrición crónica infantil, de la pobreza y la pobreza extrema.

Fue durante el discurso que pronunció en la Reunión de Alto Nivel sobre Hambre, Seguridad Alimentaria y Nutrición: "Hacia una agenda de desarrollo pos-2015", que se desarrolla en Madrid,  a la cual fue invitada en su calidad de Embajadora Especial de la FAO para el Año Internacional de la Quinua y en su rol de miembro del movimiento Scaling Up Nutrition (SUN).

La Primera Dama destacó que dichos avances obedecen en gran medida a que el Gobierno peruano ha asumido que este es un problema multicausal, por lo que implementó una estrategia que involucra a diversos sectores del Ejecutivo, gobiernos regionales y locales.

Se han definido los lineamientos para disminuir la desnutrición crónica infantil, se han priorizado territorios y se han identificado las prácticas más efectivas para atacar este mal, destacó.

“Así, todos los actores nacionales están alineados y tienen como prioridad política hacerle frente a la desnutrición. Lo que logramos, entonces, es una acción conjunta y simultánea en un mismo territorio, lo cual permite hacer la diferencia”, agregó.

Nadine Heredia refirió que se promueve la lactancia materna, se asegura la provisión de alimentos y nutrientes, al tiempo que se mejora la cobertura de los servicios de salud.

Se fortalece a las familias productoras, pero también se mejora la infraestructura productiva: carreteras, canales de riego, electricidad y conectividad, expresó.

De igual modo, prosiguió, se avanza en la alfabetización y el empoderamiento de las mujeres, a la vez que se apoyan sus iniciativas y proyectos productivos.

“Se avanza en el acceso al agua segura, saneamiento básico, y además en el mejoramiento de viviendas para que nuestros niños puedan tener una casa tibia en épocas de heladas y friajes”, añadió.

La Primera Dama indicó que todas estas acciones requieren de una voluntad política traducida en una mayor asignación de recursos para la lucha contra la desnutrición.

En ese sentido, recordó que Perú ha incrementado a 900 millones de dólares en este año el presupuesto para ese rubro: 13 por ciento más que en el 2011 y casi 8 por ciento más que en el 2012. Este monto continuará aumentando en los próximos años, mencionó.

Desigualdad

Acotó que en Perú hay un gran esfuerzo para cerrar las brechas de desigualdad en educación, acceso a la salud, inclusión financiera y oportunidades productivas, en especial de género.

“Para el Gobierno de Perú, las mujeres son socias del desarrollo. No se pueden implementar estrategias contra el hambre sin contar con la participación activa y en condiciones de igualdad de las mujeres”, enfatizó.

Por ello, el Estado viene acompañándolas en el cuidado de sus familias y apoya sus proyectos e iniciativas productivas a través del programa Juntos, y respalda a las madres trabajadoras con el programa Cuna Más.

Recordó que para avanzar en el empoderamiento económico de las mujeres, el Gobierno peruano desarrolla estrategias de inclusión financiera y ha asumido el compromiso de mejorar las condiciones de empleabilidad, ingresos y acceso al trabajo digno de las mujeres.

Dijo que es necesario aprender de la experiencia para mejorar la efectividad de la política social, en especial las vinculadas a la seguridad alimentaria y nutrición.

La Primera Dama consideró que una agenda pos-2015 debe recoger las buenas prácticas y los aprendizajes que han dado los Objetivos del Milenio, e incluir la igualdad, la sostenibilidad y la articulación como pilares fundamentales.

“Necesitamos profundizar en la adecuación y prevención frente al cambio climático. Lo planteamos desde nuestra condición de país megadiverso, centro de origen de productos como la papa y la quinua que ofrecen al mundo la posibilidad de luchar contra el hambre”, apuntó.

Se requiere, también, de un cambio radical de los patrones de consumo, de energía, de uso de la tierra y los recursos hídricos; de igual modo, una agenda que dé mayor apoyo a la agricultura familiar y la pesca artesanal, principales actores en la seguridad alimentaria.

Por último, se necesita una agenda que promueva una comercialización justa de los alimentos, y la revalorarización de la investigación, la innovación y la tecnología para mejorar la productividad, pero requerimos también de nuevos indicadores para visibilizar las desigualdades y contrastar las diferencias.

“En suma, necesitamos que esta nueva agenda nos lleve por un camino de transformaciones definitivas. Los pilares de la igualdad, la sostenibilidad y la articulación nos ayudarán en este objetivo”, dijo.

“Es un clamor de justicia que a nadie le falte el pan. Es una condición para la vida, recuperar el derecho a gozar de los frutos de la tierra. Sin miseria, sin malnutrición, sin hambre. La meta es hambre cero: avancemos decididamente hacia ella”, concluyó.

(FIN) RES

GRM


Publicado: 04/04/2013

convenios

convenios

convenios

convenios

convenios

convenios

Editora Perú