COP20
logo English version
logo
logo
Dólar: Compra S/. 2.909

Venta S/. 2.913

Lima, Perú. Viernes, 28 de noviembre de 2014

Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático

Mensaje a la Nación por Fiestas Patrias del presidente de la República Alan García

  • portada
    El presidente de la República, Alan García dirige su Mensaje a la Nación desde el Congreso de la República . Foto: ANDINA/Sepres.

18:38.

Lima, jul. 28 (ANDINA).
La agencia Andina reproduce el Mensaje a la Nación por Fiestas Patrias del jefe del Estado, Alan García Pérez, remitido por la secretaría de Prensa de la Presidencia de la República.

Mensaje a la Nación por Fiestas Patrias del Señor Presidente de la República, Alan García Pérez
 
Congreso de la República
Lima, 28 de julio de 2010
 
Señor Presidente del Congreso,
Señoras y señores congresistas,
Dignas autoridades, hombres y mujeres en todos los hogares del Perú:
 
Permítanme primero dejar constancia de mi profunda emoción al escuchar en la voz de los representantes del pueblo soberano el Himno Nacional cantado con rotundo orgullo.

Hemos cantado en él, que los andes sostienen la bandera bicolor, anunciando a los siglos el esfuerzo de ser libres por siempre. Queda pues atrás la apócrifa letra que nos llamaba oprimidos, de cerviz humillada, de indolencia de esclavos; y consagramos así la estrofa del orgullo nacional que hará vibrar en el corazón de los jóvenes nuestra convicción de triunfo.

Al comenzar debo dar gracias a Dios Todopoderoso y al pueblo peruano que, con su voluntad, comprensión y ayuda, nos han permitido continuar la construcción de nuestra democracia, cimentar la justicia, y superar la más grave crisis económica de los últimos 80 años, que aún sacude la economía de los más grandes países, mientras la nave del Estado peruano continúa firme hacia su destino.

Gracias a Dios y al pueblo por haber impulsado el crecimiento del empleo y la disminución de la pobreza; gracias a Dios y al pueblo por haber afirmado el optimismo y la fe en nuestra tierra.

 Señor presidente, este es el último mensaje que dirijo como Presidente de la República al Congreso.

Y porque en este quinto año nuestro pueblo afirmará la continuidad electoral de la libertad y la democracia, anuncio mi decisión de convocar a elecciones presidenciales y parlamentarias para el próximo domingo 10 de abril del año 2011 y, al hacerlo, comprometo ante el país la más absoluta neutralidad del sector público, de los ministerios y organismos, de las regiones y los municipios para garantizar la mayor limpieza del proceso y con ello la más clara expresión de voluntad de nuestro pueblo.

En los próximos meses continuaremos trabajando por las obras y la democratización social de nuestra Patria, pero lo haremos con responsabilidad. Comprometo la acción del Estado para mantener la estabilidad económica, comprometo la acción del Estado para garantizar el orden como fin de nuestra vida social y no dejar al siguiente gobierno ni obligaciones exorbitantes ni bombas de tiempo que obstaculicen su acción, a la cual, desde ahora, todos debemos colaborar como la gran mayoría ha colaborado conmigo.

Y anuncio que cualquiera sea el color político y cualquiera sea la decisión del pueblo peruano, yo comprometeré y entregaré mi total ayuda personal y política al éxito de quien sea elegido en las urnas.


Señores congresistas, gracias a la coincidencia de muchos factores, esta es la hora del Perú ante el mundo, y las naciones y gobiernos nos ven con admiración y asombro.

Supimos aprovechar un capítulo de crecimiento mundial, sumándole la decisión política de trabajar por la infraestructura, de abrir el país a la inversión externa, de facilitar la inversión nacional y descentralizar la acción del Estado.

Hemos avanzado en muchos de los objetivos que el pueblo peruano se propuso en el año 2006 y me toca ahora señalar lo que se ha logrado, pero también debo abordar las insuficiencias y defectos por cuya solución debemos trabajar en los próximos meses para facilitar la acción del siguiente gobierno.

  ¿Qué metas se han logrado?

En primer lugar, nuestra Patria ha crecido en lo económico y social. Tal vez solo dos o tres países del mundo podrían decir como el Perú que han tenido en los últimos cinco años un promedio anual de crecimiento del 6.5  por ciento, con más empleo y reducción de la pobreza.  Lo hemos logrado triplicando la inversión pública en obras de infraestructura. 

En los últimos cuatros años el sector público –Gobierno central, regiones y municipios– ha invertido 65,000 millones de soles en más de 130 mil obras: en carreteras, escuelas, agua potable, electrificación rural, salud.

Y en prueba de ello, señor presidente, dejo al Congreso cuatro tomos en los que se menciona cada una de esas 130 mil obras, con la inversión ejecutada en ella. 

Y a cada congresista, autoridad y medio de comunicación, entregaremos la síntesis digital de esas obras, para que puedan ser conocidas e investigadas, porque ellas fortalecen la confianza en la capacidad del Perú y demuestran algo muy importante: no se debe esperar pasivamente el “chorreo” de los ricos hacia los pobres sino ir decididamente hacia el pueblo con políticas públicas y con obras en agua, electricidad, educación, salud, vivienda, etcétera.

Como ustedes podrán comprobar, estas 130 mil obras son hechas fundamentalmente para el pueblo trabajador y para los más humildes del Perú.

Pero además, el Perú ha crecido gracias a la inversión privada; porque si el Estado invirtió 65,000 millones de soles en cuatro años, la inversión privada ha invertido y reinvertido más de 200,000 millones de soles en los mismos cuatro años.

Ello ha permitido que el empleo crezca en más de 2 millones de puestos y, lo que es más importante, la proporción del empleo formal y decente se ha ido fortaleciendo con relación al empleo informal.

En segundo lugar, hemos impulsado un crecimiento para todos y para reducir la pobreza.

La pobreza que hace unos años era del 48% ha bajado hasta el 34% y  estoy seguro que cumpliremos la meta de reducirla al 30% en el 2011 y, así, abriremos el camino para que en el año 2021, fecha bicentenaria de la República, logremos reducirla a menos del 10%. 

Como prueba de que hemos avanzado en cumplir los Objetivos del Milenio, la desnutrición infantil logró reducirse del 22.9 por ciento al 18 por ciento; la mortalidad infantil igualmente, de 33 por mil en el 2003 a 18 por mil nacidos vivos en el 2008, con lo que se ha evitado la muerte de 23,000 niños cada año. De igual manera, la mortalidad materna, que pasó de 185 por cada cien mil nacimientos a ser de 103 hoy día.

La extensión de la vacunación a favor de niños y adultos nos ha permitido erradicar el sarampión y la rubéola, y reducir la fiebre amarilla y la hepatitis B.

La incorporación de 2 millones 200 mil asegurados más a Essalud y de otros 6 millones de afiliados al Seguro Integral de Salud; la extensión del agua potable, la electricidad y el alfabetismo demuestran por qué nuestra pobreza se redujo.

Pero además, por la transferencia directa a los pobres  de más de 10,000 millones a través del programa Juntos, el pago de jornales de Construyendo Perú, que generó 658 mil puestos semestrales en los municipios, la entrega de alimentos del Pronaa y  las obras de Foncodes y Mejorando mi Pueblo.

Siento haber cumplido con la oferta de hacer que los últimos fueran los primeros y nos proponemos, en este año, iniciar un nuevo programa de gran y profunda humanidad.

Vamos a apoyar a los mayores de 75 años que no tengan pensión y que vivan en extrema pobreza, con una transferencia mensual en forma similar al del programa Juntos para ayudar a su vida diaria. 

Eso elevará el nivel moral de nuestro país, haciendo que en él haya menos ancianos abandonados y olvidados y que nuestros viejos tengan más independencia.

Vamos a dotar, además, a todos los niños de su Documento Nacional de Identidad, para lo cual ya hemos entregado 100 millones de soles, porque ello permitirá hacer un seguimiento de su educación, su nutrición y su participación transparente en los programas sociales. Y así, dentro de 12 meses, el 100% de los peruanos niños, adultos y mayores tendrán su DNI.

El Perú ha crecido más y mejor que otros países, lo cual ha puesto al país en un punto muy alto del prestigio universal. El Perú crece hacia el mundo con los tratados de libre comercio firmados con los Estados Unidos de América, con la Unión Europea, con la República de China y con otros países.
 
Gracias a ello, el 85% de las exportaciones del Perú ya están aseguradas legalmente y pueden llegar a 2,500 millones de personas sin pagar derechos de ingreso en sus países.

Por ello, y a pesar de la gran crisis mundial, se ha logrado duplicar en cuatro años las exportaciones hasta más de 30,000 millones de dólares anuales, y en lo que va del Gobierno, se han exportado 112,000 millones de dólares, generando empleos y divisas para nuestro país.

En tercer lugar, el crecimiento y la reducción de la pobreza se han logrado con la estabilidad de nuestra política económica, que tiene las cuentas fiscales en orden.

Contamos, señor presidente, con recursos suficientes para hacer frente a cualquier nueva crisis internacional y por eso sigue llegando la inversión y hay confianza, pero a su turno la nueva inversión fortalece aún más nuestras cuentas fiscales y la generación de empleos.

Es por ello que nuestras reservas en divisas provenientes de las inversiones y de las exportaciones han alcanzado el récord de 37,000 millones actualmente. Todas las necesidades de  importación de bienes, de alimentos, de medicinas, de máquinas para el crecimiento están totalmente garantizadas por nuestra propia economía, sin necesidad de endeudamientos que hipotecan el futuro.

La deuda pública externa representaba antes el 40% de nuestra producción nacional; ahora sólo representa el 23% de ese conjunto. El Perú  es un país más fuerte y más independiente.

 En cuarto lugar, estas metas se han logrado en democracia y fortaleciendo el orgullo y la confianza de los peruanos en el Perú. Y ese es el mayor triunfo de nuestro país. 

Aparentemente es más fácil dictar normas y obligar a su cumplimiento cuando se puede silenciar o comprar los medios de comunicación, cuando se puede nombrar a voluntad a los jueces y fiscales. Lo difícil es hacer que el pan y la libertad coexistan y se afirmen de manera creciente.

Hemos trabajado con libertad de prensa y libertad política. La independencia de los poderes ha sido respetada, el Ministerio Público y el Poder Judicial muchas veces discrepan abiertamente con el Gobierno, y eso está bien.

Además, los nuevos poderes regionales y la afirmación del poder municipal, garantizan mayor participación y libertad del pueblo.

 Es un tema inmaterial pero de enorme trascendencia que las mismas encuestas que hace cuatro años decían que el 75% de los peruanos deseaba emigrar, hoy digan que sólo el 30% quiere hacerlo. Hay más confianza, más orgullo y más esperanza.

Y en ese espíritu podemos plantearnos como meta mayor, un Plan Bicentenario para alcanzar el año 2021 con solo 10% de pobreza y 5% de desnutrición infantil, una educación con 70% de comprensión lectora y de capacidad lógico-matemática, salud con estándares del Primer Mundo, 10 millones de turistas externos, tres puertos continentales y una economía de exportación de servicios profesionales, de materias primas procesadas y de energía renovable con alto nivel de ciencia y tecnología.

Todo esto, que parecería un sueño, está en camino y necesita fe y constancia.  Pero se hará.

Finalmente, un quinto objetivo es fortalecer la dimensión social del Estado a través de la regulación. 

No creemos en el Estado propietario, no creemos en el Estado burocrático que ha fracasado y continua fracasando en los países donde se aplica.
Promovemos la inversión y el comercio, pero también debemos promover la regulación para impedir abusos y monopolios.  Cada peruano es un consumidor y sus derechos deben ser garantizados ante quien le vende o le presta servicios en la vida diaria.

El Congreso ya aprobó en primera votación el proyecto del Código de Consumo que servirá para la democratización de la economía y le pido, en nombre de la gran mayoría, aprobar su segunda votación.  

 No hay que tener temor al establecimiento de un libro de reclamaciones en todos los lugares de expendio o prestación de servicios. Eso obliga a que se tenga más cuidado en satisfacer al consumidor y por ello hemos establecido hoy día, por decreto supremo, su creación. 

No hay que tener miedo en defender el derecho de  los ahorristas y asegurados para que en los contratos no existan cláusulas abusivas en letra minúscula que nadie alcanza a leer.  Nadie debe abusar de su situación de fuerza o de dominio en el Perú.

Por eso, en el caso del gas, ahora que comienza la exportación, hemos planteado una renegociación cuyo objetivo es que en ningún caso la exportación de ese producto pague menores regalías que el consumo interno, porque ello significaría que el mercado nacional subsidia a los consumidores extranjeros, lo que es injusto.

Debo decir que esta política de renegociación la aplicamos ya en diciembre del año 2006 para rectificar un gravísimo error del contrato original, firmado antes, por el que el precio interno del gas hubiera alcanzado hasta cinco dólares, con lo que la generación eléctrica en las turbinas de gas o el uso industrial del transporte hubiera sido dos o tres veces superior al que actualmente se paga.  

 La regulación se aplica también a las comunicaciones telefónicas, a las tarifas eléctricas, pero además debe impedir que una empresa abuse del país o lo chantajee, como es el caso de la empresa Doe Run en Junín. Vencido el plazo legal sin solucionar la contaminación ambiental, se aplicará estrictamente la ley y se le cancelará la licencia de funcionamiento. 

Igualmente, a través de la regulación y la negociación, se obtendrá que el Lote 88 se destine, junto con el Lote 58, al consumo de Quillabamba, Cusco, Arequipa, Puno, Juliaca y Moquegua.

Finalmente, a través de la regulación y la negociación se obtendrá que el Lote 88 se destine, al igual que el Lote 58, al consumo nacional.

La regulación es un objetivo esencial para que el crecimiento se armonice con el interés nacional. Y aunque no es un tema de regulación económica, declaro aquí que el Perú no entregará ni un centavo a los terroristas, por más sentencias internacionales que tengan.

Según el decreto que hemos publicado hoy, ellos deben al Perú, por reparaciones legales por sus acciones como banda criminal,  3 mil 173 millones de soles. Y cada centavo que se nos exija pagar será descontado de esa suma y abonado a favor de sus víctimas. ¡No! ¡El terrorismo derrotado no se burlará del Perú!

Estos son, señores congresistas y pueblo del Perú, algunos de los objetivos centrales.

Pero es obligatorio para un hombre de Estado aceptar las insuficiencias y problemas de sus años de gobierno. Y el primer tema es lo que en los titulares y en las encuestas se menciona como central: la corrupción. 

Puede haber mil empleados honestos y capaces, pero si cinco o diez de ellos se corrompen, el lodo de la sospecha mancha todo el sistema. A pesar de los esfuerzos y advertencias en una administración que cuenta con más de un millón de funcionarios y empleados, no es posible fácilmente erradicar totalmente la corrupción.

Creo que es la tarea más difícil que cualquier gobierno puede encontrar y es un tema que en los últimos seis gobiernos ha terminado ensuciando al sistema, por su carácter de  escándalo. 

Nuestro país está plagado de lobbystas que, a través de los teléfonos o de la promesa de comisiones, buscan acelerar los trámites forzando las leyes o ganar información privilegiada  para venderla.

El caso de los “petroaudios” conmovió grandemente al país y al Gobierno, haciéndole olvidar sus avances económicos y sociales.  Es un grave crimen, pero también la grave falta es de quienes los escucharon, por el hecho mismo de prestarse a oír. Espero que el Poder Judicial actúe ya y con su máxima severidad.

Este caso permitió descubrir también la mafia de compra-venta de interceptaciones telefónicas. Descubrir esa banda de muchos años que escucha por contrato para chantajear ha sido un tema dramático, pero también lo es la posible pérdida de alguno de esos registros auditivos.

También ha sido un hecho escandaloso que funcionarios de Cofopri se coaliaran a seudo comunidades campesinas. Una cosa es titular una vivienda humilde de 100 metros cuadrados en los cerros y otra es regularizar por unos soles los arenales en beneficio de seudo comuneros.

Estos temas han impactado seriamente en la acción del Gobierno. Claro que eliminar toda la corrupción es tarea difícil, pero al descubrirlos nuestra democracia también debe sancionarlos con la mayor severidad y sin compadrerías.

Y así se lo pido a la Contraloría General, a la que hemos reasignado miles de plazas de control cuyos sueldos antes pagaban los investigados y ahora pertenecen a la Contraloría.

Creo que ninguna institución, por autónoma que se crea, ni el propio Congreso ni las Fuerzas Armadas deben ser exceptuados de esta norma.  Y pido al Poder Judicial más velocidad en la valoración de las pruebas, resoluciones, más velocidad en las sentencias, el Perú no puede esperar tanto la sanción porque eso daña a la democracia. 
 
Pero también les pido su esfuerzo a todos porque no hay corrupción sin corruptores, sin individuos o empresarios corruptores. Y porque es parte también de la corrupción aceptar el estipendio de gobiernos extranjeros para querer vender nuestra patria. Yo, señor, como hombre de Estado, acepto las deficiencias y los problemas; no los oculto so pretexto de politiquería.

Un segundo tema negativo que la población rechaza es la inseguridad ciudadana, que ha superado la estrategia y acción de las instituciones. Es cierto que en la medida en que el país ha crecido económicamente, también crece la acción de los delincuentes y asaltantes.

Frente a ello, se han multiplicado las escuelas policiales y se ha aumentado el número de policías; se han comprado miles de vehículos, hay muchos éxitos contra las bandas y el narcotráfico; pero digo que ha faltado más convicción en las instituciones, más trabajo de 24 horas al día en cada día y, sobre todo, más coordinación.

En la ciudad de Lima hay casi tantos serenos como policías en cada turno, pero por celos, emulaciones y envidias, no hemos coordinado bien el trabajo con los municipios y las instituciones vecinales.

Además todos, con juicios y legalismos, o fáciles denuncias, hemos desalentado a los policías y hay temor para actuar con energía ante los delincuentes armados y reincidentes, a los que sólo se puede contestar con la fuerza de las armas. 

Más patrullaje, más información, más coordinación. Eso es lo que quiere y exige el pueblo peruano y tiene que demostrarlo la Policía en estos doce meses.
 
En cuanto a la desnutrición infantil, es verdad, se ha reducido. Pero no hemos podido imponer una mayor coordinación a todos los programas y municipios que trabajan en este tema.

La tendencia de todos ellos es a actuar autónomamente, a pesar de todas las órdenes y consejos, y por eso es que hemos avanzado menos de lo que era necesario y posible.

Y así también en el caso del narcoterrorismo. Son pocos los narcoterroristas esparcidos en varios departamentos y protegidos a veces desde las instituciones, y para combatirlos nos hemos esforzado en estos dos años con el sacrificio de muchos soldados y policías.

Pero nos falta unificar mucho más los criterios y coordinar más las acciones de la Fuerza Armada y de la Policía Nacional. Hay que confesarlo en voz alta: todavía hay emulación institucional, todavía existen muchos recelos, todavía se esconden muchas informaciones. ¿Qué es esto, si el pueblo nos paga a todos?

Además, debemos tener clara la  prioridad: si nuestra Cancillería trabaja para eliminar o alejar las hipótesis de conflicto externo, demos mayor prioridad en este año a la lucha antiterrorista y allí concentremos todos nuestros esfuerzos por la tranquilidad del Perú.

Ahora bien, a pesar de estas deficiencias, y hablo directamente, hemos tenido sustantivos avances en las grandes reformas del Estado y de la sociedad.


La primera reforma es la descentralización regional, cuyo balance es positivo y en la cual no debemos retroceder.

En estos cuatro años, además de los recursos presupuestales para el pago de los bienes y servicios y de los empleados en las regiones, se han transferido a ellas 17,000 millones de soles por concepto de canon y regalías.

Y es importante señalar que de los 65,000 millones de inversión en obras, más de 40,000 han sido ejecutados por las regiones y los municipios, especialmente los beneficiados por el canon minero, como Arequipa, Áncash, Moquegua, Tacna, Cajamarca y Puno.

Dejo constancia: los fondos entregados y asignados para inversión en obras nuevas a estos departamentos se han triplicado en casi todos los casos con relación al año 2005.

Por ejemplo, en Huancavelica, en el año 2005 se ejecutaron 191 millones en inversiones y para el año 2009 esa suma subió a 437 millones; en Huánuco se subió en cuatro años de 146 millones a 453 millones de ejecución; en Ayacucho, de 233 millones a 551 millones; en San Martín de 138 millones a 520 millones; en Puno, de 301 millones a 975 millones ejecutados el año pasado; en Piura, de 344 millones a 869 millones, etcétera.

En total, señor, en el 2005, regiones y municipios habían ejecutado 3 mil 236 millones; pero en el 2009 ya ejecutaron 13 mil 213 millones, es decir que su inversión descentralizada se multiplicó por cuatro veces. Adicionalmente, de lo que invierte el Gobierno nacional, más del 70% se va a las provincias.

Además 4 mil 302 funciones de administración y decisión han sido ya transferidas a los gobiernos regionales.

También se ha simplificado el Sistema Nacional de Administración Pública para que la calificación final sea hecha en los departamentos, y se ha entregado a los gobiernos regionales el rol de resolver en última instancia gran parte de los problemas en licitaciones y contratos, sustituyendo así al Consucode como instrumento arbitral en Lima. 

Pero, señores presentantes, el problema de fondo, central, es que aún no tenemos regiones formadas y que se está consolidando el departamentalismo, heredero de las intendencias coloniales que nos propusimos superar con la regionalización. 

Una región debe ser un espacio que articule diferentes pisos altitudinales y riquezas y que agrupe dos o más departamentos, preferiblemente de manera transversal.  En ese proceso de reestructuración espacial sí podremos hablar de una verdadera reforma fiscal.

Pero la formación de regiones, como unión voluntaria, parece tener gran retraso por la consolidación del departamentalismo. Por eso, propongo al Congreso legislar, cambiar las leyes actuales para impulsar desde aquí la creación de verdaderas regiones para profundizar la descentralización.

Por su parte, las municipalidades han sido beneficiadas con mayores recursos de inversión. Por ejemplo, los ingresos de la municipalidad provincial de Arequipa para inversiones fueron 33.2 millones en el año 2005, lo que subió en el 2009 a 62.3 millones; los de Juliaca subieron de 21.8 millones a 59.9 millones etcétera, etcétera.

Y, además, para información de quienes no leen con precisión las leyes que a veces votan como presupuesto, además los recursos del Foncomún, establecidos por ley, ya han sido duplicados en el presupuesto de este año, pasando del 2% al 3.8% del Impuesto General a las Ventas, a condición de cumplir objetivos de ejecución presupuestal y de modernización urbana.

Y en estos años se ha otorgado a regiones y municipios otros 1,213 millones a través del Fondo Nacional de Infraestructura Foniprel, para financiar los mejores proyectos de inversión pública.

La descentralización regional y municipal avanza transformando política y económicamente nuestro Estado y por eso es que la suma de todos esos trabajos ha permitido ejecutar,  repito, 130 mil obras con 65,000 millones de ejecución.


La segunda reforma es la de la educación como instrumento de igualdad y justicia social, como fundamento de la reforma del alma para eliminar los odios, las depresiones.

 Se ha cumplido con la evaluación y capacitación de los profesores. El 80% de los maestros participó en los exámenes de evaluación a pesar del temor político que se intentó sembrar o del afán opositor para impedirlo.

Después, de acuerdo a sus resultados individuales, 133 mil profesores han sido enviados de nuevo a la universidad y a otras instituciones para capacitarse en el dictado de cursos, programas descentralizados, tecnologías educativas y capacidad de tutoría. Y esa capacitación, todo ello, tuvo un costo de 206 millones, que son una excelente inversión.

Y ahora son esos maestros capacitados los que mayoritariamente han rendido otros exámenes para ingresar a la nueva Carrera Pública Magisterial.

A ella sólo entran quienes obtienen una nota mayor a 14, y logran duplicar su salario y ascender en el prestigio: 27 mil 191 docentes examinados han sido ya inscritos en la nueva Carrera Magisterial; hay otros 22 mil profesores en proceso de evaluación y otras 45 mil nuevas plazas han sido convocadas a examen.

En julio del año 2011, 95 mil profesores habrán ingresado a la Carrera Pública Magisterial que incorpora un principio: el mérito y el esfuerzo como tema central del empleo público. Que el salario que paga el pueblo a sus funcionarios, a sus parlamentarios, dependa de la evaluación, la capacitación y el rendimiento de cada uno de ellos. 

Esta es la reforma del Estado que debe extenderse a otras áreas profesionales y técnicas de la administración pública, para que el estudio y la capacidad sean los criterios con los que el pueblo pague a sus empleados.

También se ha evaluado a los alumnos. Todos los alumnos del segundo año de primaria han sido permanentemente examinados  para verificar los avances de su formación.

Son avances lentos pero seguros y firmes. Hay adelantos en el campo de la comprensión lectora. Si se comparan los resultados del año 2007 con los del año 2009, se comprueba técnicamente que el número de alumnos en capacidad de comprender lo leído subió de 15% a 23%, y que hasta el año 2011 seguramente alcanzaremos al 27%.

Y si en los próximos cinco años se vuelve a duplicar la capacidad de comprensión lectora, habremos igualado el nivel internacional. Esto debe ser parte del Plan Bicentenario.

 En el campo del razonamiento lógico matemático medido en los alumnos del segundo grado, entre el 2007 y el 2009 se pasó de solo 9% de rendimiento satisfactorio a 13% ahora, y se podrá llegar en el 2011 al 17%.

Se han entregado 218 mil laptops y en el curso de este año se llegará a 546 mil distribuidas. En primer lugar, a los colegios unidocentes amazónicos y andinos, y en segundo lugar, a todos los colegios a través de centros de técnicos de información.

Debo señalar que conforme avanzan la electrificación y la telefonía en los pueblos rurales, avanzan también el buen uso y aprovechamiento de esta nueva tecnología educativa. 

Se han entregado, además, 40 millones de textos, 23 millones para primaria y 17 millones 700 mil para secundaria. Además, 28 mil bibliotecas básicas, 12 mil 800 televisores y 5 mil 388 módulos básicos de educación inicial.

Para la infraestructura educativa en los últimos tres años se  ha entregado directamente, a los directores de colegios y presidentes de organizaciones de padres de familia, 870 millones de soles, para que, en colaboración con los alcaldes distritales, procedan a la rehabilitación y mantenimiento de las 190 mil aulas en los 40 mil planteles del país.

Al mismo tiempo, se ha terminado de construir 270 colegios, 25 de ellos en la zona sacudida por el sismo del 15 de agosto del año 2007.

Y en la ciudad de Lima, 21 grandes unidades escolares o colegios emblemáticos han sido totalmente reconstruidos y modernizados para dar a nuestros alumnos los mejores edificios y los mayores avances en tecnología, computación y deportes.

Ahora, con el histórico colegio San Juan de Trujillo y el San Miguel de Piura, hemos iniciado la reconstrucción de 26 instituciones emblemáticas en las capitales departamentales y en estos momentos preparamos los estudios técnicos para la reconstrucción y modernización de otros 100 grandes colegios en las capitales provinciales.

En total serán 150 de los más grandes colegios para una población escolar de 400 mil estudiantes.

Debo mencionar la creación del colegio mayor “Presidente del Perú”, integrado por 900 estudiantes que ocuparon el primer y segundo lugares en todos los colegios secundarios públicos del país y ahora son el grupo de estudios más avanzado que existe en el Perú.

En los próximos meses comenzaremos dos sedes del colegio mayor “Presidente del Perú”, una en el norte y otra en el sur, y trabajaremos con los gobiernos regionales para instituir este exigente nivel de educación en la mayor cantidad de departamentos.

El Banco de la Nación dio créditos a 125 mil maestros para la adquisición de sus computadoras.

Y quisiera señalar como un  tema central que en los próximos dos meses, todos los profesores de las plazas señaladas estarán legalmente nombrados y no persistirá el viejo vicio de mantener como provisionales a los maestros, entregándolos al abuso de algunas autoridades o lobbystas.


Sobre la alfabetización que debe ser un logro histórico del Gobierno, hasta el momento un millón 630 mil peruanos han hecho sus estudios en los Círculos de Alfabetización y de ellos comprobadamente un millón 100 mil han alcanzado las competencias necesarias en lectura, escritura y cálculo matemático; por lo cual puedo anunciar con orgullo que nueve departamentos ya están libres de analfabetismo porque según la norma internacional tienen menos del 4% de personas sin saber leer y escribir, según las encuestas privadas de Ipsos Apoyo y del Instituto Nacional de Estadística e Informática.

Ellos son: Tumbes, Tacna, Lima, Ica, Arequipa, Callao, Moquegua, Ucayali y Loreto, y luego continuaremos con otros para dar mayor fundamento a la educación.

Y es importante destacar que 246 mil de los nuevos alfabetizados continúan ahora su Educación Básica Alternativa en el nivel primario. No se han detenido en el círculo de alfabetización sino que avanzan hasta completar sus estudios.

Se ha entregado un millón de uniformes, un millón de calzados y un millón de buzos, y se han construido museos como el de Chavín, el Museo de Sitio de Huaca Rajada, el de las Huacas del Sol y la Luna, la rehabilitación del Museo de Arte, la Casa de la Literatura, a la que ya han ingresado 360 mil estudiantes y pronto la Casa de la Gastronomía del Perú, como punto emblemático y orgullo del país.

Además, continúan los trabajos para la nueva sede del Ministerio de Educación y el edificio del Archivo Histórico Nacional en el centro cultural de San Borja que anuncié en mi primer Gobierno y donde estarán el Museo de la Nación renovado, la Biblioteca Nacional, el Ministerio de Educación, el Archivo Histórico y, junto a ellos, el futuro Gran Teatro Nacional, cuya construcción avanza con la ayuda y donación de catorce importantes empresas.

Esas catorce empresas han hecho un aporte cercano a 15 millones y la arquitectura del Gran Teatro Nacional estará concluida antes de terminar el Gobierno.

Finalmente, la creación del Ministerio de Cultura es un hecho de inmensa trascendencia, por el cual agradezco al Congreso.  Al igual que el Ministerio del Ambiente, el de la Cultura es un paso vital, como en su momento lo fue el Ministerio de Defensa, en 1987.

Significa la promoción de la fuerza creativa de nuestro país en la arquitectura histórica, la cerámica, la pintura, el arte textil, la artesanía, la voz y el instrumento, la interpretación y el cine, etcétera.

Todo ello y mucho más se hará con el impulso del mundo privado y en libertad, porque la cultura es democracia, porque la cultura es ajena al fascismo silenciador intolerante, porque la cultura significa la afirmación de la verdadera libertad en el Perú.

Después de la educación, la tercera gran reforma es la salud y, como su más alta realización, en este Gobierno hemos comenzado ya el nuevo Aseguramiento Universal de Salud de carácter obligatorio. Significa la concertación de todos los proveedores de salud, el Ministerio, la Seguridad Social, las Fuerzas Armadas y la Policía, y además el sector privado, con sus hospitales, centros de salud, postas, clínicas y consultorios.

Todos se unen en un sistema complementario para brindar una cobertura que asegure el 85% de las enfermedades, las medicinas y la cirugía, incluyendo el cáncer prostático, de cuello uterino, de estómago, la diabetes, hipertensión, la paranoia y otras enfermedades que el sistema integral de salud no cubría y todos los peruanos, de la cuna a la tumba, se incorporan al sistema de manera subsidiada, semicontributiva o contribuyente.

El Aseguramiento Universal de Salud se inició hace más de un año en Apurimac, Huancavelica y Ayacucho, habiendo logrado que las consultas se multipliquen hasta 300% según las especialidades, así como las intervenciones quirúrgicas, que pasaron en esos tres departamentos de 3 mil a ser 6 mil en los últimos doce meses.

Pero para lograr este cambio y que sea irreversible, hemos lanzado sus actividades en Lima y el Callao. Esto significa un mejor y mayor servicio para 8 millones 700 mil habitantes.

De ellos, 5 millones 800 mil ya tienen ahora algún tipo de seguro por su actividad laboral o por el Seguro Integral de Salud, pero otros 3 millones aún no tienen un seguro permanente.

De estos 3 millones, 380 mil viven en la extrema pobreza y desde este momento están automáticamente protegidos por el Seguro Universal de Salud. Y los otros 2 millones 700 mil del sector no pobre podrán ser incluidos en los programas del Seguro Integral de Salud o los de la Seguridad Social.

Para contar con la infraestructura suficiente y dar este paso, se ha trabajado en estos cuatro años.

El Ministerio de Salud ha procedido al mantenimiento de sus 7 mil establecimientos de salud con 163 millones de soles y 50 millones adicionales en equipos; ahora construye 20 hospitales y, fundamentalmente, el nuevo Instituto Nacional del Niño, con la más alta cirugía al servicio de todos los niños del Perú.

Además, ha adquirido un total de 221 ambulancias y tres  hospitales de campaña de alta tecnología; ha integrado 5 mil 780 plazas de serumistas o estudiantes recién graduados en las postas médicas y centros de salud de los distritos y provincias, y a través de la compra corporativa de medicamentos, ha logrado un ahorro de 300 millones de soles.

Con todo ello se han logrado reducciones en las tasas de mortalidad infantil y materna, la reducción porcentual de casos epidemiológicos y de tuberculosis y, como el ministro podrá demostrar con cifras, en provincias, la reducción de los casos de neumonía por grave friaje, en todos los departamentos, salvo en el caso de Puno, donde la administración de salud descentralizada ha sido la mas ineficiente.

Por su parte, la Seguridad Social ha construido 60 centros de atención primaria y catorce modernos hospitales, el último de los cuales será entregado en la ciudad de Ica. Pero, adicionalmente, se construyen otros siete hospitales para cumplir la meta de 21 grandes establecimientos.

Se han adquirido 12 mil equipos biomédicos de alta tecnología y costo, tres aceleradores lineales, seis cámaras gama, 22 tomógrafos helicoidales, ocho angiógrafos y dos equipos Petscan para la detección temprana del cáncer, y además 260 ambulancias.

Se ha logrado aumentar el número de intervenciones quirúrgicas de 220 mil por año a 360 mil, y el número de consultas de 12 millones a 19 millones.

También en estos años el Seguro Integral de Salud aumentó el número de sus afiliados, de 3 millones en el año 2006 a 13 millones 400 mil actualmente. Pero es necesario realizar una depuración de esta inscripción pues muchos de los afiliados gratuitos si están en condición de cotizar una pequeña suma mensual por tener empleo.

Así aumentará la capacidad de atender a quienes verdaderamente viven en la mayor pobreza.

Una cuarta reforma, con la descentralización, la educación y la salud, es la democratización de los servicios para todo el pueblo.

En el Estado centralista solo se atendía el reclamo de las grandes ciudades, o de los grupos con poder sindical y de empleo público, sacrificando a más de la mitad del país, 13 millones, que por lejanía o aislamiento, vivían en el silencio.

La democratización de los servicios consiste en ir hacia los olvidados y lejanos con el agua potable, el alcantarillado, la electrificación rural, el derecho a la titulación, el alfabeto, sin esperar el famoso goteo que jamás llegó.

En cuanto al agua potable, puedo afirmar que el trabajo conjunto de Sedapal en Lima, de Agua para Todos en el resto del país y la acción de los municipios y regiones, con sus propios recursos, nos ha permitido beneficiar hasta este momento a más de 4 millones de peruanos que antes no tenían agua potable o la tenían en escasa cantidad, y muchísimos de ellos, ningún alcantarillado.

En el caso de Lima, el programa Agua para Todos trabaja para extender el servicio de agua potable y alcantarillado al 95% de limeños.

Se han culminado los grandes proyectos de Sargento Lores en San Juan de Lurigancho, Valle Amauta en Ate-Vitarte, partes altas de Huaycán, Mi Perú y anexos en el Callao, Lomas de Zapallal en Puente Piedra, el proyecto integral de Carabayllo, San Juan Masías y anexos en San Martín de Porres, y Quebrada de Manchay en Pachacamac, con una inversión total de 1,052 millones 870 mil 753 soles y en beneficio de 962 mil 069 pobladores.

Pero estamos trabajando actualmente en otros diez proyectos más, como Lomo de Corvina en Villa El Salvador, las partes altas de Huaycán en Ate, Delicias de Villa en Chorrillos, Paraíso Alto en Villa María del Triunfo, Pariachi, Horacio Zevallos en Ate y Oquendo, Santa Rosa y Naranjal en San Martín y Callao, para integrar a otros 303 mil 697 habitantes, con una inversión adicional de 608 millones.

Agradezco a los obreros y a las empresas y asentamientos humanos que nos han permitido alcanzar estas metas. Si continuamos con la misma velocidad en los próximos cinco años, lograremos que se cierre la brecha entre quienes tienen agua potable y quienes no la tienen.

Pero para ello, necesitamos producir más agua potable. Está en marcha el proyecto de Huascacocha, que aumenta la carga del Rímac con túneles y embalse de lagunas. Esas aguas serán captadas por una nueva bocatoma ya construida y depuradas en la colosal planta de tratamiento de agua de Huachipa, que es, por su dimensión arquitectónica, la más grande obra visible que se haya ejecutado en este Gobierno.

Desde allí, a través de dos túneles ya perforados, el agua tratada atraviesa diez kilómetros de cerros y pasando por el distrito de San Juan de Lurigancho llega a 2 millones 700 mil limeños de San Juan de Lurigancho, San Martín de Porres,  Independencia, Comas y Los Olivos. Son más de mil millones invertidos para servir al pueblo trabajador y humilde.

Hace unos días hemos comenzado las obras de la planta de Taboada, en el Callao, donde se depurarán y tratarán las aguas servidas de la parte norte de Lima, con un valor de 416 millones y que significa la limpieza de las playas de Lima para sus ciudadanos. 

Para ellos también, y con los municipios, estamos construyendo el gran espacio oceánico de la Costa Verde, para dar cabida a las actividades culturales, deportivas y de recreación de millones de limeños y jóvenes.

Pero la obra no es sólo en Lima. En Iquitos, con la cooperación internacional y la región, culminamos la nueva planta de agua potable y ahora estamos trabajando en el alcantarillado integral.

Así también se culminó en Huánuco el trabajo de drenaje que aún requiere algunos mejoramientos pero que será integralmente concluido.

En todo el país se ha trabajado en mil 810 proyectos de agua potable y alcantarillado, beneficiando con agua o mejorando su servicio a 4 millones 600 mil ciudadanos en sus hogares, con 700 mil conexiones de agua potable y alcantarillado y una inversión de 5,800 millones en estos cuatro años, porque sin agua no hay democracia.

Pero también hemos impulsado el proyecto Luz para Todos, pues en las serranías y las selvas no puede hablarse de democracia en tanto no se tenga ese servicio fundamental.

Hasta este momento se han electrificado 6 mil 629 pueblos que los señores parlamentarios podrán ir a mirar, pueblo por pueblo, beneficiando a 2 millones 81 mil personas con una inversión de 1,207 millones de soles. Pero trabajamos en otros 5 mil 235 pueblos para brindar servicio a un millón 400 mil peruanos más.

Eso significa que al mes de julio del próximo año se habrán electrificado más de 12 mil pueblos y se habrá llevado la luz del 74% en todo el país hasta el 92% de todos los hogares del Perú.

La luz permite a los niños y jóvenes  estudiar; a los campesinos, mantener sus productos y utilizar herramientas eléctricas; a los hogares, tener mayor comodidad; y a los médicos, llevar sus vacunas con cadenas de frío.

La luz permite la telefonía y la llegada de la televisión, del Internet. La luz incluye e integra. Es democracia. Todo esto es para el pueblo y es una revolución, pero revolución democrática, sin confrontaciones inútiles, ni apetitos, ni insultos.

En cuanto a la producción de energía para esos servicios, informo que en estos cuatro años dejamos instalada la generación de mil 410 nuevos megavatios; es decir, 33% más de energía eléctrica. Ello, a través de diez centrales térmicas de generación a gas y dos hidroeléctricas que se han incorporado.

Además, por primera vez hemos contratado 500 megavatios en 162 pequeñas centrales de energía solar y centrales eólicas, y el Estado ha contratado la compra de 500 megavatios para nuevas hidroeléctricas, lo cual, en los próximos meses, nos permitirá ver en marcha otros mil nuevos megavatios adicionales a los mil 419 que  están en generación.

El Perú es uno de los dos países de Latinoamérica que tiene reserva eléctrica para garantizar su crecimiento, por largo plazo. 

Esa electricidad será transportada por las nuevas líneas licitadas o que están en construcción como la Línea Zapallal, Chimbote, Trujillo, la de Independencia a Ica; la de Piura a Talara; la de Tintaya a Socabaya y la de Chilca a Marcona y Caravelí.

Así se integra y se consolida firmemente el sistema eléctrico nacional con reserva suficiente.

Quisiera aquí volver a mencionar el tema del gas, que ha suscitado preocupaciones periodísticas y políticas.

En primer lugar, el Gobierno se debe a los intereses nacionales y sociales y negociará las mejoras necesarias aunque los contratos originales hayan sido hechos antes. Y aunque los contratos hayan sido hechos antes, los mejoraremos.

En segundo lugar, creemos que el estímulo de la exportación fue utilizado positivamente para desencadenar los trabajos de perforación de pozos. Este es un tema importante de reflexión nacional para su futuro.
 
Creemos que el estímulo de la exportación fue utilizado positivamente antes de nuestro Gobierno para desencadenar los trabajos de perforación de pozos, de plantas de fraccionamiento y de construcción de gasoductos hacia la costa.  

Todos debemos entender con serenidad y realismo que sin la oferta de exportar el gas, ninguna empresa hubiera invertido 2,300 millones de dólares en las plantas de fraccionamiento en Camisea, o cientos de millones en la perforación, y menos en un gasoducto de 800 millones que es el que desde hace cinco años nos sirve a nosotros.

Además, y ya con el gas en la costa, se ha invertido más de 1,000 millones de dólares en centrales térmicas de generación eléctrica en 147 estaciones de servicio y en el cambio de gasolina a gas para más de 100 mil vehículos.

Esos recursos no hubieran podido ser invertidos por el Estado sin sacrificar la electrificación, la salud, la educación, el agua potable, porque hace cinco años el consumo interno de gas del Perú era mínimo y aún ahora es pequeño en relación a la gran inversión necesaria para procesar y desplazar el gas.

Pero ahora, cuando el momento en que se inicia la exportación ha llegado, es cuando se exige que el gas no se exporte, olvidando que solo con ese estímulo se logró que nosotros hayamos utilizado ya por cinco años el gas.

Un tema diferente es que el Gobierno sí considera que el precio del gas para la exportación no fue adecuadamente fijado en el contrato original y que es el momento de plantear mejores condiciones a través de una renegociación. Repito que no es la primera vez que este Gobierno lo hace en beneficio al país.

El contrato original también establecía que el gas para el consumo interno costará dos veces más de lo que actualmente cuesta y por eso, en diciembre del 2006, sin que se enteraran muchos, planteamos a la empresa una renegociación para que el gas de consumo interno tuviera un precio menor y lo logramos.

Pero el contrato original fijó como precio de pago de regalías al Estado un valor de referencia internacional llamado henry hub, que en esos momentos tenía precios de 10 y 12 dólares pero que actualmente se ha reducido mucho, por la caída del valor del gas en el mercado mundial.

Y resulta que, con los precios actuales, la regalía a pagar por la empresa al Estado, sería de 27 centavos de dólar por exportar mientras que la regalía promedio que paga el consumo interno supera los 59 centavos de dólar.

Lo que proponemos es que aunque el índice internacional continuara bajo, las regalías para exportar el gas nunca, en ningún caso, sean menores a las regalías por consumo interno, porque si eso ocurriera estaríamos subsidiando al mercado externo y eso es absurdo.

Hemos convocado a las empresas a una renegociación y estamos seguros que por la justicia de nuestro planteamiento llegaremos a una conclusión que, sin violentar los contratos ni la constitución ni las leyes, nos permita continuar con el desarrollo de este muy importante recurso.

En este serio tema, mantenemos un criterio equilibrado y objetivo. En cuanto a la posición alarmista según la cual las existencias de gas serían agotadas por la exportación, debo reiterar que la firma Netherland Sewell & Asociados, convocada por el ministerio, ha comprobado que en sólo dos de los lotes de los cuatro existentes, hay 11 trillones de pies cúbicos de gas y que a ello debemos sumar el gas de los lotes 57 y 58.

Hablar de un agotamiento del gas no es exacto. Es desinformado. En los últimos cinco años, nuestro consumo total de gas por todo concepto y para la electricidad que generamos sólo ha consumido 0.3, la tercera parte de un trillón de pies cúbicos; y la exportación comprometida firmada por el anterior gobierno solo utilizará 4 trillones de pies cúbicos, lo que significa que tenemos reservas para largo  plazo.

Además, para información de todo el Congreso, el contrato y la ley, que hay que leer, señalan con previsión y como cláusula de seguridad que siempre el mercado interno será prioritario.

Calculamos que el año 2012 terminará la ampliación del gasoducto hacia Pisco, que permitirá transportar 920 millones de pies cúbicos en lugar de los 260 que originalmente habían sido establecidos.
 
Entre tanto, los estudios de impacto ambiental del gran Gasoducto Sur Andino, que este Gobierno va a hacer, continúan.

Y puedo afirmar que en el mes de diciembre haremos el lanzamiento de las obras que conduzcan a la construcción de la primera gran central térmica de Quillabamba, desde donde el gasoducto continuará hasta llegar a sus destinos en Puno, Cusco, Arequipa y Moquegua.

Quisiera mencionar ahora el trabajo y las relaciones laborales. Creemos que la mejor forma de combatir la pobreza y la miseria es la creación de puestos de trabajo.
 
Y como lo demuestran los cálculos privados y el aumento de los afiliados a la Seguridad Social, se han creado 2 millones 100 mil puestos de trabajo en estos cuatro años.

Como un gran avance, debo destacar el Nuevo Código Procesal del Trabajo, que elimina la lentitud en la administración de la justicia laboral al establecer la oralidad y la inmediatez de los procedimientos y decisiones, haciendo justicia a los trabajadores. 

Es un hecho por cuya aprobación felicito al Congreso. Se ha cumplido, además, con abrir el paso a la libre desafiliación de las AFP y el retorno a la ONP, y puedo decir que 67 mil 400 personas presentaron sus expedientes habiéndose desafiliado más de 51 mil.

Un tema que venía postergándose desde hace siete años, era la elaboración de las listas y, más que eso, la incorporación tanto de la primera como de la segunda, tercera y cuarta lista, que fue últimamente autorizada.

Eso se ha hecho efectivo en este Gobierno y han sido incorporadas 36 mil personas que se consideraron injustamente despedidas con la interrupción del régimen democrático, y otras han optado por la jubilación o reparación económica.

Además se ha establecido una medida trascendental: la libre elección de la entidad financiera en la cual deben depositarse los salarios y los sueldos de los trabajadores. Estos ya no estarán sujetos a la decisión de la empresa sino que podrán elegir el banco que ellos deseen.

Esto significa un aumento de la capacidad de ahorro y de crédito de cada trabajador, así como un aumento en la competencia entre las empresas financieras porque ya no se podrá imponer a las empresas como condición para obtener garantías o créditos, que todo el salario de sus trabajadores se deposite en una sola entidad financiera.

En cuanto a los jubilados, se ha pagado devengados y bonificaciones por 1,642 millones de soles a 265 mil jubilados.

Ello también se ha logrado por el aumento de los aportantes a la Oficina de Normalización Previsional por una mayor formalidad en el trabajo, en parte gracias a la nueva Ley de Micro y Pequeñas Empresas, en la cual se estableció una tributación especial y, además, el aporte del Estado de la mitad del pago por jubilación y la mitad del pago por Seguridad Social.

También es importante mencionar que en la Oficina de Normalización Previsional se ha logrado un ahorro sustantivo de 115 millones de soles anuales, al desarticularse las mafias y estudios de abogados que habían logrado delictivamente hacer pagar pensiones indebidas.

En el tema de la tercerización y los services, gracias a la nueva legislación del Congreso y a las inspecciones del Ministerio, se ha logrado reducir el abuso, incorporando 230 mil trabajadores en las planillas de las empresas y disminuyendo el uso de services.

El Ministerio, a través del programa Projoven, ha capacitado y entrenado 40 mil 750 jóvenes. Y para hacer frente a los efectos de la crisis, el programa Revalora Perú ha pagado un subsidio y reentrenado en competencias laborales a 31 mil 402 trabajadores.

Ahora el Ministerio cuenta con 350 inspectores laborales, a diferencia de los 100 que tenía en el 2006, y ha realizado 610 mil inspecciones laborales para fiscalizar el cumplimiento de las ocho horas de trabajo y promover el pago de las horas extras.

Los trabajadores públicos han adquirido derechos adicionales: al descanso anual, a la seguridad de salud y a la jubilación a través del nuevo régimen de Contratos Administrativos de Servicios que sí se adecua a las normas internacionales.

Consideremos ahora algunas de las áreas de trabajo en  infraestructura, en las que el Gobierno central, las regiones y los municipios han hecho la inversión de 65,000 millones que explica las 130 mil obras detalladas en los cuatro volúmenes que he entregado.

El Ministerio de Transportes garantiza la ejecución integral de la carretera Interoceánica del Sur para los primeros meses del próximo año. Hace dos días he entregado el primer tramo de San Juan de Marcona a Abancay y en diciembre entregaremos el Gran Puente Continental Fraternidad sobre el río Madre de Dios, con 750 metros de luz y tecnología colgante.

Están en trabajo, además, otras 60 carreteras. Entre ellas la autopista de Lima a Ica, la carretera de Paita a Yurimaguas, de Andahuaylas a Quishuara, de Andahuaylas a Chincheros y Ayacucho, de Churín a Oyón, de Alpamayo a Quillabamba, de Pumahuasi a Puente Chino, de San Alejando a Neshuja, de El Reposo a Durand, de Yupash a Huaraz y Pariacoto, de Chilete a San Pablo, de Sullana al Alamor. Comienzan Chongoyape a Cochabamba y Chota, de Santiago de Chuco a Shorey, Puente de Bombón a Ilo, de Cañete a Huancayo, etcétera.

Ayer se ha entregado la buena pro de la carretera Central de Chosica-Oroya-Huancayo-Pasco por 126 millones para su rehabilitación y ampliación.

Y a todo ello debe sumarse la obra de asfaltado y mantenimiento que hacen regiones y municipios aprovechando los miles de volquetes y máquinas de construcción de caminos importadas sin aranceles desde el año 2007.

Sólo el Gobierno nacional tiene ya una ejecución de 5 mil 207 kilómetros en carreteras construidas y rehabilitadas y con las que están aún en trabajo y he mencionado, culminará 9 mil 051 kilómetros de vías asfaltadas a lo largo de la red nacional.

Además, tenemos contratos de conservación y mantenimiento permanente en 10 mil 646 kilómetros, lo que garantiza que las obras hechas o rehabilitadas serán conservadas por un mínimo de 10 ó 20 años.

Se ha adjudicado por 400 millones la gran obra de la autopista Gambetta en el Callao, que permitirá el tránsito del puerto hacia el norte. Se han publicado las bases para la licitación del Muelle Norte y con el Muelle Sur ya terminado, el Callao multiplicará por cuatro su capacidad de descarga, y será el puerto más importante del Pacífico latinoamericano.

Además, pronto comenzará la obra nueva del muelle de minerales que evitará la contaminación en la ciudad del Callao y permitirá el embarque de nuevas minas, como Toromocho.

También es muy importante señalar que en breve plazo el “Tren Macho” de Huancayo a Huancavelica estará en operación, y que desde ahora la mitad de todo el mineral ya es transportado en el Ferrocarril Central, lo cual reduce el transporte en camiones, evitando saturación de tránsito y contaminación en la ciudad de Lima.

En la primera semana de agosto se lanzará el concurso internacional para la construcción del gran aeropuerto de Chinchero, en el Cusco que, por la dirección de los vientos y la extensión de la pista, será un gran avance para el turismo en ese departamento.

También se esta trabajando la Línea 1 del Tren Eléctrico, cuya velocidad de ejecución asombra a los limeños y que debe llegar en el mes de junio hasta la avenida Grau, frente al hospital Dos de Mayo, cubriendo 21 kilómetros de distancia en 35 minutos y podrá continuar hasta San Juan de Lurigancho, con un millón de pobladores, y cruzarse con la Línea 2 que en el futuro unirá Vitarte con el centro fabril de Lima.

Han llegado ya los primeros radares adquiridos por Córpac y se están instalando para permitir la navegación por instrumentos, así como la navegación sobre la ciudad de Lima en caso de niebla, evitando retrasos y suspensiones que afectan a los usuarios.

Pero para éstos, para los usuarios, les anuncio que en breves días se eliminará la segunda cola de pago de impuestos en el aeropuerto de Lima-Callao, facilitando su comodidad y su tiempo.

Hemos entregado el 90 por ciento de los terrenos para la ampliación del aeropuerto Jorge Chávez, que ya se ha mejorado con 245 millones de dólares; se han concesionado doce aeropuertos y en ellos se ha invertido hasta este momento 115 millones de dólares para su modernización y mejoramiento.

En el campo de las comunicaciones el país ha avanzado enormemente. De 6 millones de teléfonos celulares hemos pasado a tener 26 millones de teléfonos celulares, habiendo incorporado 900 nuevos distritos al servicio de telefonía celular.

La portabilidad numérica aprobada en el Congreso ha sido puesta en marcha y hasta el momento 69 mil 400 clientes han optado por cambiar de empresa, manteniendo su mismo número de llamada.

Las conexiones de Internet han subido de 404 mil hasta 970 mil y con el programa de banda ancha ya ejecutado para las localidades aisladas, se llega a 3,652 localidades que cuentan ahora con luz eléctrica, el número de conexiones de internet alcanzará a ser 1 millón 500 mil en julio de 2011.

Esto significa mayor comunicación y mayor libertad para todos los peruanos. Actualmente, tenemos 1,118 ciudades conectadas con servicio de internet y las líneas fijas han crecido 27% pasando de 2 millones 300 mil a 2 millones 965 mil.

En cuanto a la vivienda, el gran motor del empleo y el crecimiento, gracias a los diversos programas y subsidios ofrecidos por el Ministerio, diré, continuando y profundizando lo iniciado en otro gobierno, se ha logrado la edificación y rehabilitación de 184 mil 859 viviendas, de las cuales 164 mil son totalmente nuevas y 20 mil han sido mejoradas.

Esto comprende una inversión de 2,705 millones hecha por el sector Vivienda para 50 mil viviendas; de Techo Propio, con un subsidio de 786 millones; del bono Miviviendam con 1,000 millones, del crédito del Banco de Materiales, con 685 millones para 35 mil 600 viviendas.

Se han entregado además 10 mil viviendas de emergencia y 28 mil 206 bonos para los afectados en la zona del sismo. Junto a eso, están los créditos hipotecarios privados, que han permitido la construcción de otras 46 mil 350 viviendas y en los últimos cinco años se han edificado 3 mil 100 edificios de más de cinco pisos cada uno, transformando la imagen de nuestras ciudades.

Ruego al Parlamento la aprobación del proyecto sobre  bonos hipotecarios cubiertos, el que permite el mercado secundario de hipotecas, exonerando a las instituciones especializadas de la misma manera en que lo están los bancos. Será un impulso adicional al empleo y al mejoramiento de la vivienda.

Pero al Ministerio de Vivienda corresponde, además, la importante labor de saneamiento en agua potable y alcantarillado que ya he reseñado y que alcanza hoy a 4 millones 600 mil beneficiarios. Pero también le corresponde el trabajo de titulación, que ha entregado 735 mil títulos, fundamentalmente en viviendas urbanas.

Este trabajo ha sido manchado por los negocios de seudo comunidades campesinas de la costa, que regularizan y titulan bienes para playas con acciones legales y con el compadrazgo de algunos funcionarios, pero es un hecho que permanecerá en la historia que más de 800 mil familias serán beneficiadas en cinco años con títulos debidamente inscritos en los Registros Públicos del país, para dar valor a su patrimonio.

En cuanto a la agricultura, después de muchos años se dio la Ley de Recursos Hídricos que fortalece a las juntas de regantes, que fue un paso trascendental. En los últimos doce meses, el Programa de Mantenimiento de la Infraestructura de Riego invirtió 154 millones de soles en colaboración con las comunidades campesinas y las juntas de riego.

Se han ejecutado igualmente, a través de la modalidad de los núcleos ejecutores, 311 importantes proyectos por los cuales se ha pagado 650 mil jornales, con una inversión de 72 millones de soles y se han construido, en los tres últimos años, 20 mil 016 cobertizos, con capacidad de albergar 50 cabezas de ganado.

Además, el Programa de Reforestación, con dos millones de árboles, ha sido reconocido internacionalmente.

Pero algo mucho más importante para ampliar nuestra frontera agrícola, se ha suscrito el contrato de Olmos que incorporará 38 mil hectáreas nuevas a la agricultura del norte, con una inversión por el concesionario de 185 millones de dólares. 

En el Alto Piura se ha suscrito también el contrato para 20 mil hectáreas nuevas y 12 mil hectáreas de riego en el valle viejo.

En Majes, el 15 de setiembre se otorgará la licitación para las obras de la represa de Angostura y 38 mil nuevas hectáreas.

Con el gobierno del Ecuador, se ha puesto en marcha la licitación para el estudio definitivo y las obras del proyecto Puyango-Tumbes que va a consolidar nuestra relación de buena vecindad con ese país y que incorpora 17 mil nuevas hectáreas.

También hemos trabajado muchas otras obras, como la represa de Quengococha para mil 500 hectáreas en Cajabamba, donde estamos construyendo con 20 millones un nuevo hospital.

Hemos concluido la construcción de tres presas: Pillones,  Chalhuanca y Bamputañe, en Arequipa, que regulan en 145 millones de metros cúbicos las aguas del río Chili que incorporan 4 mil 500  hectáreas de riego tecnificado y aumentan la generación eléctrica en 12 megavatios.

La irrigación de Sambor Huaypo, en la pampa de Anta, en  el Cusco, a la cual dediqué 20 millones de la reducción anual de los gastos de Palacio de Gobierno, está casi concluida en favor de los campesinos de esa zona. Y el proyecto de Lagunillas, en Puno, sigue en trabajo y antes de concluir el Gobierno estará integralmente terminado, con sus 20 mil hectáreas.

En cuanto al sector de la Producción y la pesca, puedo informar que hasta ahora se han invertido 64 millones en la mejora de los desembarcaderos y de la infraestructura pesquera artesanal; se han concedido mil 897 créditos a pescadores artesanales para la adquisición de motores y rehabilitación de sus embarcaciones.

El consumo per cápita de pescado por cada peruano al año ha aumentado a 24 kilos, impulsado por las campañas de consumo humano directo de la anchoveta.

Para ayudar al desarrollo de la micro y pequeña empresa, se ha formalizado 85 mil empresas en los registros del Remype, se han otorgado 16 mil 383 créditos a las mype para la exportación, por 232 millones de dólares a través del programa Sepymex. 

Además, para impulsar su avance tecnológico, se ha otorgado a esas empresas 200 millones con recursos del programa Innóvate Perú y, además de las compras ordinarias que el Estado hace anualmente a las mype, se añadieron en este año 210 millones en compra de uniformes, calzado, buzos y carpetas a un total de 4 mil  empresas.

El crédito a las mype está hoy en un record histórico y además, como medida esencial para impulsar su crecimiento, hemos expedido por decreto supremo el día de hoy la creación del “factoring”, permitiendo el uso de las facturas como título descontable que evitará los abusos que se cometen contra las mype al retrasarse los pagos.

Finalmente, debo agradecer al Parlamento la aprobación de la Ley de Promoción de Actividades Productivas en las Zonas Altoandinas, que ya ha comenzado a rendir sus frutos con el establecimiento de las primeras empresas que gozan de exoneraciones fiscales cuando sitúan sus centros de producción a más de 3 mil 200 metros de altitud, porque eso consolidará las exportaciones de nuestra sierra.

Me toca ahora mencionar lo cumplido en el campo del Ministerio del Ambiente, que fue creado hace dos años y que viene actuando con serenidad y energía para conciliar la inversión y la tecnología con la conservación del medio ambiente y la biodiversidad de nuestra Patria.

En prueba de ello, ha declarado el reordenamiento minero en Madre de Dios, para erradicar la minería informal que envenena con mercurio las aguas de los ríos, y ha desactivado múltiples dragas mineras propiedad de quienes se presentan como extremistas y son en el fondo nada más que depredadores de nuestra selva.

Está en marcha el Programa Nacional de Conservación de Bosques que, con recursos del Estado y de la ayuda internacional, permite que los pobladores nativos sean los primeros colaboradores en mantener las hectáreas de bosque a cambio de retribuciones económicas.

Se ha actuado con firmeza en los casos de Caudalosa, de Doe Run y de los efluentes pesqueros. Está también programada la construcción de 31 rellenos sanitarios para grandes ciudades, y con la construcción de la planta de Taboada y la futura planta de La Chira se ha impulsará el ordenamiento y la limpieza de las aguas de la bahía de Lima, lo que se continuará en otras capitales departamentales ubicadas cerca al mar.

Tenemos ya 19 millones de hectáreas de áreas naturales protegidas que, sumadas a los 14 millones de hectáreas en uso y propiedad de las comunidades nativas, constituyen la mayor proporción de la Amazonía.

En el plano de la justicia, podemos ver con satisfacción el avance del nuevo Código Procesal Penal en diez departamentos, con un total de 13 millones de peruanos y a un costo de 762 millones invertidos en ese objetivo. Considero que el Parlamento, después de este período de prueba, debe hacer un exhaustivo análisis para verificar los aspectos positivos y también los nuevos problemas que crea la aplicación del nuevo Código Procesal, y discutir las modificaciones que juzgue convenientes.

Se han creado cinco Casas de Justicia y centros de conciliación extra judicial gratuita. Y puedo anunciar desde hoy que la Superintendencia Nacional de Registros Públicos, que alcanzó un gran nivel de eficiencia, procederá a un recorte de la mayor parte de sus tarifas a 5 soles para brindar mejor apoyo a los ciudadanos humildes y permitir la ejecución de mayores proyectos de inversión en el país.

En el tema de Relaciones Exteriores, nuestra Patria ha fortalecido su presencia ante el mundo. Tras las Cumbres de Apec y de Europa con América Latina, nuestro país ha afirmado su presencia en los foros mundiales y ha consolidado su solidez económica con la firma de tratados comerciales con Estados Unidos, con China y con la Unión Europea, y últimamente con el grupo de cuatro países encabezados por Suiza, Noruega, Finlandia y Lichtenstein. 

Nos preparamos ahora a suscribir acuerdos comerciales con Corea y Japón y con estos estaremos protegiendo el 90% de nuestras exportaciones.

En el plano sudamericano, respaldamos y defendemos a nuestros migrantes ante las tendencias primitivas y xenófobas que surgen en los países más desarrollados.
Nuestro expediente ante la Corte de La Haya avanza sin obstaculizar las relaciones comerciales y económicas con chile. Hemos fortalecido especialmente nuestra relación con Brasil, Colombia y Ecuador.

Con Brasil, para la generación eléctrica y construcción del gasoducto sur andino.
Con Ecuador, para recuperar el tiempo perdido, creamos los gabinetes binacionales una vez por año; hemos establecido consulados y embajadas binacionales que representan los intereses de ambos países en Suecia, Argelia y Estados Unidos.

Hemos impulsado obras fundamentales en el eje vial de Piura a Guayaquil, el puente internacional que los une y además en otros tres ejes viales. Pero el punto más alto de cooperación y entendimiento con el Ecuador será dado por la suscripción del contrato para la irrigación Puyango-Tumbes, que beneficiará a la agricultura de ambos países.

Mantenemos nuestra presencia en la Comunidad Andina, en la Unión de Naciones Sudamericanas, en el Arco del Pacífico y el Acuerdo Transpacífico de Comercio.

Además, el próximo año tendremos el honor de recibir a otros 34 jefes de Estado para la Cumbre de los Países Árabes y América Latina. Con ellos, la mitad de los mandatarios del mundo habrá venido a nuestra Patria en estos cinco años.

En cuanto a la seguridad pública y la lucha antiterrorista, he dicho al inicio que éstas son aún insuficientes, aunque en la zona del Huallaga se han alcanzado logros con la erradicación, los cultivos alternativos y el modelo San Martín.

Tenemos 20 mil 257 nuevos policías graduados en las diez Escuelas Técnicas Superiores, que fueron abiertas por este Gobierno. Pero el número es aún insuficiente. Tenemos 4 mil  vehículos nuevos, pero insisto en que falta la coordinación necesaria con los municipios y otras autoridades, que debe consolidarse en estos meses. 

Sin embargo, se ha avanzado y, en el plano legal, el Parlamento aprobó la iniciativa para sancionar el lavado de activos, es decir, el uso y blanqueo de grandes fortunas provenientes del crimen o del narcotráfico y que debemos usar con efectividad, evitando que se escapen los “peces gordos” haciendo uso de recursos leguleyos y haciendo uso de mil subterfugios.

Además, se han capturado 498 personas sospechosas y acusadas por terrorismo. Confío en la entrega profesional de todos los policías, para brindar más seguridad a nuestro pueblo.

En cuanto a la defensa nacional, postulamos ante el mundo y ante los países sudamericanos la reducción de los gastos en armas y el establecimiento de un Protocolo de Paz, Seguridad y Cooperación entre nuestros países; y esa propuesta ha sido saludada por la opinión pública mundial.

A pesar de ello, hemos comenzado el trabajo de reconstrucción de nuestro sistema de defensa, porque lo recibimos en muy grave estado y casi total inoperatividad para la disuasión.

Se han repotenciado numerosos aviones, helicópteros y hemos suscrito la adquisición de seis helicópteros M-17 de transporte y dos helicópteros M-35 de combate, gracias a la colaboración del gobierno del presidente Sebastián Piñera, de Chile, que cedió al Perú el turno de helicópteros que había adquirido.

En resumen, puedo decir, porque no hay mucho que hablar de estos temas de Estado, que la capacidad disuasiva y defensiva del Perú, que nunca será agresiva, se ha fortalecido en el campo antiaéreo, de intercepción torpedera y de defensa antitanque. Se han construido 104 polvorines, alejando el peligro de las ciudades, y un sistema satelital de comunicaciones para el Ejército Peruano.

En la lucha contra los grupos aún existentes del terrorismo, se alcanza poco a poco mayor coordinación e inteligencia en la zona del VRAE, y se ha contenido el crecimiento de esa amenaza. Ahora, en los combates, no participa ningún menor de edad como soldado. Se han creado tres batallones y tres destacamentos de fuerzas especiales, y se han adquirido aeroplanos tácticos Orbiter 2 no tripulados, para la vigilancia de la zona.

En otro campo, la tecnología naval peruana nos ha permitido ganar cuatro licitaciones internacionales, dos en Panamá y dos en Chile, para aplicar las capacidades del Sistema Industrial de la Marina-Sima.


Quiero dirigirme a los policías y a los miembros de las Fuerzas Armadas para anunciarles que en el proyecto presupuestal que se enviaremos al Congreso este año estará considerado un aumento de salarios en cinco tramos, que permita una mejoría anual de sus ingresos y también que puedan aumentar sus cotizaciones para asegurar la Caja de Pensiones Policial-Militar y para mejorar su sistema de salud.

Creo que la gratitud del Perú ante quienes combatieron a Sendero Luminoso, haciéndolo morder el polvo de la derrota, no debe limitarse al reconocimiento verbal sino a garantizar que la familia militar y policial tenga los mínimos recursos para poder vivir con dignidad.

Finalmente, señor presidente, al terminar este quinto y último mensaje, reitero mi agradecimiento a Dios Todopoderoso y al pueblo peruano.

Creo que vamos por un excelente camino y que quien me suceda, cualquiera sea, encontrará bases muy sólidas para continuar edificando un país más justo, más desarrollado y que tenga el rol conductor en la América del Sur.

Y permítanme, señores, en la confidencia de este último mensaje, recordar a mi padre, Carlos García Ronceros, muerto hace ya 16 años en mi ausencia. Él fue combatiente de la democracia,  estuvo ocho años preso, cuatro años desterrado y cuatro años clandestino, al lado de Haya de la Torre.  El vio con preocupación el fin de mi primer Gobierno y sufrió amargamente por las acusaciones deshonrosas que entonces se me hicieron.

En este momento, invoco su presencia a mi lado y al lado de mi madre, Nita Pérez, para que compruebe que el Perú avanza y para que compruebe su espíritu que las viejas ilusiones de los luchadores para dar al pueblo una vida con mayor bienestar y justicia se van cumpliendo poco a poco por el camino correcto del pan y la libertad, como a él y como a mí nos lo enseñó Haya de la Torre.

Al pueblo peruano y a la juventud, levantemos pues nuestro optimismo y que el pabellón bicolor, en esta fiesta nacional, se eleve sobre nuestros andes, ondee en nuestros mares, dé sus colores blanco y rojo al verde de nuestra amazonía, y que en todos los corazones resuene como un clamor y como en Ayacucho:

¡Armas a discreción!

¡Paso de vencedores!

¡Viva el Perú!


Publicado: 28/07/2010

convenios

convenios

convenios

convenios

convenios

convenios

Editora Perú