Banner PGA 2 - Acceso Portal
logo English version
logo
logo
Dólar: Compra S/. 3.254 Venta S/. 3.260
Lima, Perú. Domingo, 25 de junio de 2017

Año del Buen Servicio al Ciudadano

Cinco grandes de las letras peruanas nos dejaron este 2016

  • portada
    Rodolfo Hinostroza. ANDINA
  • portada
    José Antonio Bravo. ANDINA

10:04.

Lima, dic. 27.
El 2016 fue marcado con la partida de cinco grandes escritores nacionales. Se publicaron diversos trabajos por el bicentenario y las editoriales conmemoraron los 400 años del Inca Garcilaso de la Vega.

La primera lectura del 2016 es la del año de las grandes partidas. Demasiadas ausencias notables para las Letras Peruanas. Se nos fueron Oswaldo Reynoso, Miguel Gutiérrez y José Antonio Bravo, ases de la novela peruana contemporánea. Como si no bastara, se despidieron los poetas Rodolfo Hinostroza y Eduardo Chirinos.

Oswaldo Reynoso era célebre novelista desde la salida de En octubre no hay milagros (1965), un clásico de nuestra narrativa. Tras su retorno de la China, el poeta y narrador arequipeño se hizo figura permanente para las ferias del libro en todo el largo y ancho del país. Hasta sus 85 años, su vida fue una defensa plena a la libertad de escritura, alentando a las jóvenes plumas y editores para sublevarse contra el mainstream editorial limeño, mientras continuaba publicando novelas y poemarios que se hacían cada vez más escuetos en número de páginas, con la misma calidad de sus inicios.

El narrador y ensayista piurano Miguel Gutiérrez estaba en pleno momento de fecundidad creativa cuando la muerte le tocó el hombro. Solo entre 2001 y 2015 publicó cinco novelas y seis libros de ensayos. El tarmeño José Antonio Bravo, autor de Barrio de broncas (1971), fue también prolífico para la narrativa y las artes gráficas, subrayemos que fue cultor de la novela histórica y biografista, amén de profesor sanmarquino.


Una muerte muy sentida fue la del poeta limeño Eduardo Chirinos, uno de los más versátiles de la Generación del 80: publicó un total de 18 poemarios. Y nuestro Premio Nacional de Cultura 2013, Rodolfo Hinostroza, exquisito cronista, poeta y cuentista con premios internacionales, además de astrólogo y gastrónomo. De su vasta producción nombremos los poemarios Consejero de Lobo (1965) y Contra Natura (1971).


A propósito del Premio Nacional de Cultura, este año los galardonados fueron el poeta Carlos Germán Belli, el profesor y compositor Ricardo Dolorier y la fundación Wiese.

De Garcilaso a MVLL

La segunda lectura del año: la industria editorial se sumó a las conmemoraciones por los cuatro siglos de la muerte del Inca Garcilaso de la Vega. ¿Debió tener más ruido mediático? Claro que sí. Se presentaron nuevas ediciones de sus Comentarios Reales, una de ellas por Random House. Y en la 39ª Feria Internacional del Libro (FIL) de Montevideo, donde el Perú fue invitado de honor, hubo ponencias, exposición y presentación de libro sobre el ‘primer mestizo de América’.

Este año que se despide, Mario Vargas Llosa calzó los 80 años, El Peruano editó un suplemento dedicado a la obra del narrador arequipeño, y lanzó la novela Cinco esquinas, recibido con tibieza por la crítica internacional. El Nobel de Literatura 2010 tomó como principal escenario para celebrar sus ocho décadas la FIL Guadalajara, México.

De otros autores

A propósito de los grandes novelistas peruanos, este año la editorial Tusquets reeditó La conciencia del límite último, del desaparecido Carlos Calderón Fajardo. El lingüista Mario Montalbetti hizo un ensayo interesante con El más crudo invierno. Notas a un poema de Blanca Varela, para acercarnos a nuestra poeta más importante del siglo XX. 

Hablando de bardos, Leoncio Luque, Premio Copé de Poesía 2013, presentó su poemario Dejo mi sombra en la FIL Bogotá, Colombia, país donde este conjunto de poemas fue galardonado en 2015. Roger Santiváñez, fundador del movimiento Kloaka, volvió a Lima para presentar Sagrado, que reúne lo más reciente de su producción.

Saludamos también los 25 años de la revista cultural cusqueña Sieteculebras, del narrador Mario Guevara, que ha trazado lazos comunicantes con escritores de diversas lenguas.

La no ficción es chola

La tercera lectura es el brillo de la no ficción. En este género sobresale ¿De dónde venimos los cholos?, que arranca con un ensayo personal sobre la choledad y reúne las crónicas del periodista Marco Avilés. Ojo, no solo fue uno de los libros más vendidos en la FIL Lima 2016: el crítico español Jorge Carrión lo consideró en su columna en el New York Times entre los 10 libros hispanohablantes del año. Para los amantes de la crónica salió En aparente estado de ebriedad, con lo mejor de la producción litero-ensayística-periodística de Jaime Bedoya.


Los Rolling Stones armaron el tono por vez primera en La Habana, Cuba, el hecho fue registrado para la posteridad. Cuba Stone es testimonio escrito por un peruano (Jeremías Gamboa), un argentino (Javier Sinay) y el músico mexicano Joselo Rangel.

Hay que saludar la salida de ¡Arriba las manos!, editada por José Donayre Hoefken, una mirada de la mano de 30 autores sobre el relato policial peruano. Un año particular para este escritor y editor, quien también sacó la novela gráfica Tinieblas de ultratumba. La tenebrosa historia de Sarah Ellen, con dibujos de Miriam Montaño.

Ensayo y retratos

En cuanto al ensayo, sacó ronchas Leonardo Aguirre, más la abigarrada documentación (quizás sobredocumentación) lo ampara, además de ser una prosa afilada, hablamos de Asociación ilícita, que dejó mal parados a muchos escritores de estas tierras.

Ganó el Premio Copé 2016 de Ensayo, Diego Trelles Paz, autor radicado en Francia. Petroperú también editó Memorias, del historiador Luis E. Valcárcel. Sobre la gran producción del Fondo Editorial del Congreso de la República mencionemos la reedición y reunión de la obra filosófica de Pedro Zulen; también La imagen transgredida. Ensayos de iconografía peruana y sus políticas de representación simbólica, del exdirector de la Biblioteca Nacional del Perú, Ramón Mujica Pinilla. La presentación de Mariano Melgar. Poesía completa, más el segundo tomo de las Obras Escogidas de Pablo Macera.

Un justo homenaje al fotógrafo gallego Baldomero Pestana, quien retrató a las figuras de la intelectualidad peruana de los años 1950 y 1960, fue editada por la Fundación BBVA Continental. Debería de masificarse este trabajo, porque debemos a Pestana los retratos más notables de Arguedas, Martín Adán, Ciro Alegría, Haya de la Torre y otros.

Bicentenario

El Bicentenario de la Independencia espera a menos de un quinquenio. Hay que saludar el esfuerzo de iniciativas públicas y privadas por editar material al respecto. El novelista Juan Manuel Chávez ha iniciado la Colección del Bicentenario, que publicará un total de ocho novelas (siete peruanas y una de un español), amén de las memorias del navegante británico Basil Hall.

Fue un buen año para la historiadora Carmen Mc Evoy: se agotó la segunda edición peruana de Guerreros civilizadores: Política, sociedad y cultura en Chile durante la Guerra del Pacífico (Fondo Editorial de la PUCP); también presentó Chile en el Perú. La ocupación a través de sus documentos, en la colección Bicentenario del Congreso, que editó también Manuel Pérez de Tudela: El republicano, de Margarita Guerra.

Por su parte, el Instituto de Estudios Peruanos reeditó un clásico de los estudios sobre 1821: La independencia en el Perú: las palabras y los hechos (1971), del doctor Heraclio Bonilla. A contraparte, se presentaron los trabajos de nuevos historiadores comandados por Alex Loayza: La Independencia Peruana como Representación.

Escenarios

La FIL Lima dio un paso importante: por primera vez contó con un Premio Nobel de Literatura, el novelista francés Jean Marie Le Clezio, quien alabó la obra de José María Arguedas (A propósito del amauta andahuaylino, se celebraron los 110 años de su nacimiento, amén de los estudios, se publicó en Abancay una edición con cuentos inéditos, mágicos religiosos de Lucanamarca). 


Además, la FIL tuvo como país invitado de honor a Colombia, que se lució con su delegación. Sumó 538,000 visitantes y las ventas superaron los 14 millones de soles, recaudando más que los años anteriores, a pesar del ligero aumento de los boletos de entrada de 5 a 7 soles.

Otro espacio que va creciendo es el Hay Festival Arequipa, que cerró las actividades culturales del año. Para su segunda edición contó con un centenar de invitados entre los que sobresalen Alessandro Baricco, Jon Lee Anderson, Francisco Goldman y Joe Sacco (Por José Vadillo).

(FIN) JVV





Publicado: 27/12/2016

Radio Nacional

TV Perú

Agencia Brasil

China Hoy

Centro de Información de Internet de China

Transparencia

ULAN

ANSUR

Editora Perú