Dólar: Compra S/. 2.838►Venta S/. 2.841 ►
Lima, Perú. Jueves, 28 de agosto de 2014
"Año de la Promoción de la Industria Responsable y del Compromiso Climático"
Unicef ratifica su apoyo al Perú para lograr la inclusión social y reducir la pobreza
Rostro de la pobreza es actualmente urbano señala informe
Foto principal
Foto:ANDINA/Norman Córdova
Twittear Compartir en Facebook LinkedIn

15:39.
Lima, feb. 28 (ANDINA).
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ratificó hoy su apoyo a los esfuerzos del gobierno peruano, en todos sus niveles, para lograr la inclusión social de los sectores más vulnerables, empezando por la infancia, y avanzar en la reducción de la pobreza, se informó hoy.

El representante de dicho organismo en Perú, Paul Martin, saludó el interés del gobierno de articular acciones que conlleven a destinar recursos a favor de la infancia de manera eficiente.

“El tema de inclusión social es fundamental para garantizar derechos y sacar al país, no solo de la situación, sino de la mentalidad de la pobreza”, enfatizó.

Desde el Palacio Municipal de Lima, donde presentó el informe titulado: “Estado Mundial de la Infancia 2012: Niñas y niños en un mundo urbano”, el funcionario consideró que es imprescindible proporcionar a los menores de edad servicios de calidad y oportunidades para ejercer sus derechos y desarrollar sus capacidades.

Destacó que entre las recomendaciones del documento figura que se deben tomar medidas urgentes para comprender mejor la magnitud y la naturaleza de la pobreza y la exclusión que afectan a los niños y niñas en las zonas urbanas.

Del mismo modo, hay que definir y eliminar los obstáculos que atentan contra la inclusión de las personas menos favorecidas.

Otra acción clave, dijo, es garantizar que la planificación urbana, el desarrollo de la infraestructura, la prestación de los servicios y las iniciativas de amplio alcance, tendientes a reducir la pobreza y las desigualdades, satisfagan las necesidades particulares y las prioridades de la niñez.

Asimismo, promover la creación de asociaciones entre todos los niveles del gobierno y los habitantes pobres de las zonas urbanas, especialmente los niños y jóvenes.

Martín subrayó la importancia de aunar esfuerzos y las energías de los actores internacionales, nacionales, municipales y comunitarios en procura de que los niños pobres y marginados puedan disfrutar plenamente de sus derechos.

“Estos no son objetivos, sino medios para llegar a un fin. Hacer que las ciudades y las sociedades sean más justas y acogedoras para todos, empezando por los niños y niñas”, enfatizó.

Martin sostuvo que, contra lo que muchos creen, la inversión en la niñez es muy beneficiosa para los países y sociedades.

A modo de ejemplo, dijo, estudios internacionales señalan que por cada dólar que se destina en la infancia, se obtiene una rentabilidad de 17 dólares, porque al tener niños sanos, educados y con acceso a servicios, se evita altos gastos en atenciones médicas y de cobertura.

Rostro urbano de la pobreza

En otro momento, el representante de Unicef afirmó que el rostro de la pobreza actualmente es urbano y, según el informe, el 60% del aumento en la población urbana corresponde a niños y niñas que nacieron en las ciudades.

“Cuando se piensa en la pobreza, generalmente viene a nuestras mentes la imagen de un niño en una zona rural; pero hoy en día un número cada vez mayor de menores de edad viven en tugurios y barrios marginales se cuentan entre los más vulnerables y desfavorecidos del mundo”, manifestó.

Refirió que según el informe, dentro de pocos años la mayoría de niños en Perú y en el mundo crecerán en ciudades grandes y pequeñas, y no en las áreas rurales.

En el caso del Perú, precisó que siete millones de niños, niñas y adolescentes viven en áreas urbanas, en tanto que el 77% de la población total habita en las ciudades.

La mayor presencia de niños en las ciudades se corresponde también con alta incidencia de problemas de salud en la niñez como mortalidad al nacer, desnutrición, anemia y problemas de crecimiento, contagio de enfermedades infecciosas, entre otros.

Lo mismo ocurre con problemas sociales como la violencia familiar, pandillaje y delincuencia, entre otros.

Sostuvo que las privaciones que afrontan los niños y niñas en comunidades urbanas pobres con frecuencia quedan ocultas por los promedios estadísticos que no distinguen entre los residentes ricos y los pobres que habitan en las ciudades.

En tal sentido, dijo que el crecimiento económico registrado por el Perú en las últimas décadas lo ha convertido en un país por encima del promedio de aquellas naciones con ingresos medianos, pero por debajo del promedio en el gasto social por persona.

“Cuando promedios como estos (referidos a los ingresos por persona) se utilizan en la formulación de políticas públicas de intervención urbana y en la asignación de recursos, las necesidades que los sectores más pobres pueden pasarse por alto”, explicó.

Por ello, remarcó la necesidad de prestar especial atención a la equidad, otorgando prioridad a los niños y niñas dondequiera que vivan.

(FIN) LZD/RRC


Publicado: 28/02/2012